Qué son los indicadores de tiempo y para qué se utilizan en logística

El uso de indicadores permite conocer y medir el desempeño de una empresa u organización y, en el caso de la logística, constituyen un elemento indispensable para conocer la eficiencia y desarrollo del proceso. Existen muchos indicadores que se pueden tener en cuenta y, en concreto, en logística, los indicadores de tiempo ocupan un lugar especialmente importante. 

¿Qué es un indicador de tiempo?

Un indicador logístico es una magnitud que permite expresar el comportamiento o desempeño de un proceso concreto mediante la comparación con un nivel de referencia y, de este modo, identificar si el proceso se está desarrollando de forma positiva o negativa. 

Ebook gratuito: 5 beneficios de la tecnología para  aumentar tu productividad logística

Así mismo, estos indicadores pueden ser de diferente tipo según la magnitud determinada con la que estén relacionados. En el caso de indicadores de tiempo, se trata de indicadores que toman el tiempo como magnitud de referencia y que permiten conocer el desempeño positivo o negativo en relación a este. 

¿Para qué sirven los indicadores de tiempo?

En logística, los indicadores de tiempo permiten conocer la duración de cada uno de los procesos y fases que se llevan a cabo. Por ejemplo, estos indicadores de tiempo pueden hacer referencia a lo que se tarde en llevar a cabo una entrega desde que un producto sale del almacén hasta que se realiza el despacho del paquete al cliente final. O, por ejemplo, también ofrecen información sobre el tiempo que un producto permanece en el almacén en forma de stock desde que llega de manos del fabricante a dicho almacén hasta que se produce la compra por parte de un consumidor

Esta información permite conocer diferentes aspectos de los diversos procesos logísticos y, a partir de dicha información, tomar las decisiones que se consideren más oportunas en cada caso para mejorar la eficiencia del proceso en su conjunto. 

Qué tipos de indicadores de tiempo hay

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, aunque se habla de indicadores de tiempo de manera genérica, existen distintos tipos de estos indicadores según hagan referencia a un elemento u otro del proceso. A grandes rasgos, se pueden distinguir hasta cinco indicadores de tiempo diferentes. 

Indicador del ciclo total de un pedido

Este indicador de tiempo es el más completo de todos, aunque, también por ello, el más general. Hace referencia al tiempo que transcurre desde que un cliente realiza la compra hasta que el producto llega a sus manos o, en algunos casos, hasta que el pedido es cobrado después de la realización del despacho

Indicador del ciclo de la orden de compra

Este indicador de tiempo hace referencia al tiempo que tarda en ejecutarse la respuesta por parte de los proveedores desde que el cliente realiza la compra hasta que estos inician el proceso de entrega del producto. 

Indicador del ciclo de un pedido en almacén

Este indicador de tiempo hace referencia al tiempo que transcurre desde que es realizado un pedido (que se encuentra en forma de stock en almacén) hasta que este llega a manos del cliente. 

Indicador de tiempo de tránsito

En este caso, se está midiendo el tiempo que transcurre el pedido siendo transportado desde un lugar a otro, incluido también el tiempo de transporte correspondiente a la entrega final y a la última milla.

Indicador de horizonte de pronóstico de inventario

Este último indicador de tiempo hace referencia al tiempo y a la frecuencia de los estimados de demanda de cada producto. 

Cada uno de estos tipos de indicadores de tiempo hacen referencia a diferentes elementos relacionados con los tiempos en el proceso logístico. De esta manera, se puede obtener información muy detallada y concreta de aquellas fases en las que el proceso no está siendo todo lo eficiente que podría ser y, en consecuencia, tomar las medidas que se considere oportunas para mejorarlo.

Nueva llamada a la acción