El espaldarazo tecnológico para una logística más sustentable

Por Sebastián Ojeda, CEO de Beetrack

A fines de 2018, el Ministerio de Medio Ambiente dio a conocer el Tercer Informe Bienal de Actualización sobre Cambio Climático, un documento que fue entregado a la ONU, en el marco de la COP24, realizada en Polonia. En él se incluyó el Quinto Inventario Nacional de Gases de Efecto Invernadero (Ingei), que arrojó que de las emisiones totales en el país (111.677,5 kt CO2 eq), el 78,7% correspondía a CO2. De todos los sectores productivos, el mayor generador de estos gases fue Energía, debido principalmente al uso de carbón mineral y diésel para la generación eléctrica y el consumo de combustibles en el transporte.

truckgreen

Considerando este escenario y de cara a la COP25, el Presidente Sebastián Piñera anunció la meta de convertirse en un país carbono neutral antes de 2050, es decir, que pueda ser capaz de absorber tanto dióxido de carbono (CO2) como el que genera, de modo que el impacto medioambiental sea cero. Este compromiso se plantea como el eje principal del anteproyecto de ley marco de cambio climático que trabaja el Ministerio de Medio Ambiente.

Este objetivo, que parece ambicioso, pero a la vez totalmente necesario frente a la crisis ambiental que se vive a nivel mundial, supone un fuerte cambio de paradigma, que debe obligar a todos los sectores a aplicar criterios de sostenibilidad a sus procesos. Por supuesto, esto también incluye a las operaciones logísticas y de transporte. De hecho, el informe antes mencionado señala que dentro de las “actividades de quema de combustible” efectuadas en el sector de Energía, Transporte es responsable del 31,3% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La búsqueda de lo sustentable promete transformar la industria de la logística, tanto en términos de su modelo de negocio como en la gama de soluciones y tecnologías avanzadas aplicadas a sus procesos, fue una de las conclusiones del estudio "Delivering Tomorrow: Towards Sustainable Logistics", que publicó Deutsche Post DHL. Y ante el crecimiento del e-commerce, y en consecuencia del sector logístico, el alcance de las iniciativas que se lleven a cabo en este sector puede ser muy importante.

960x0

A nivel internacional, Amazon ya ha trazado importantes lineamientos al respecto. Recientemente hizo pública su intención de cumplir el Acuerdo de París firmado por las Naciones Unidas y alcanzar las cero emisiones de CO2 para 2050, al margen de que ya se había planteado el objetivo de convertirse en una compañía 100% sostenible en 2040. En esta línea, a fines de septiembre anunciaron la compra de 100.000 camiones eléctricos de la marca Rivian, a través de la cual buscan continuar con su crecimiento, pero disminuyendo, a su vez, su huella de carbono.

La adopción de tecnología se ha transformado así en una variable fundamental al momento de plantear soluciones que mitiguen las emisiones provenientes de la operación en este sector. Pero no se trata solo de invertir en vehículos no contaminantes para renovar flotas poco amigables con el medio ambiente, sino que la innovación también abre la puerta a la aplicación de la eficiencia en los procesos. Poder determinar cuánto contamina una empresa, por medio de qué acciones, con qué frecuencia y qué impacto tiene esto, debiera convertirse en el “desde” o piso mínimo para poder desempeñar una labor consciente y acorde a los tiempos actuales. Contar con softwares que permitan medir la huella de carbono y la eficiencia en términos generales, facilitan la toma de decisiones, así como también la posibilidad de optimizar las rutas de transporte para hacerlas menos contaminantes, o las cargas de cada vehículo, con la finalidad de que cada viaje que se haga resuelva la mayor cantidad de necesidades.

How-To-Reduce-The-Carbon-Footprint

En esta línea, la tecnología de monitoreo también puede cumplir una labor capaz de impactar en la reducción de la huella de carbono de una empresa. Iniciativas como la conducción monitoreada, permiten obtener y procesar de forma automática una serie de datos, tanto sobre el estado general de los vehículos, como de la conducción que se realiza de los mismos. Datos como estos pueden regular de mejor forma el gasto innecesario de combustible, así como también evitar accidentes y sus terribles consecuencias en términos humanos y medioambientales. La implementación de soluciones en esta dirección hoy es parte de la responsabilidad de los servicios de logística, una que crece día a día junto con la cada vez más grande demanda del e-commerce.