Los beneficios de la impresion 3D en la industria automotriz

Las impresiones en 3D, aplican un método de fabricación completamente diferente al tradicional, lo que puede afectar, modificar, y complementar algunos procesos en las cadenas de suministro. En el sector industrial, la fabricación aditiva suele emplearse para hacer prototipos, ya que actualmente esta tecnología no permite llevar a cabo una producción en masa.

En la industria automotriz, las impresoras de fabricación aditiva, son capaces de producir niveles extremadamente detallados y complejos con materiales únicos y diseños específicos, los que pueden ser muy difíciles de imitar por otros métodos tradicionales de elaboración de repuestos de vehículos que trabajan a gran escala, fabricando partes idénticas que se comercializan masivamente.

El mayor beneficio de contar con este tipo de tecnologías en la industria automotora, es que los clientes ya no tendrán que realizar encargos por internet de repuestos que solo son comercializados en otros países del mundo, además, se generará una importante reducción de costos de transporte porque no hará falta tener que movilizar toneladas del mismo repuesto o partes de vehículo abarcando enormes distancias, ya que podrán ser diseñados e impresos a medida mucho más cerca del consumidor.

Un claro ejemplo con Ford y los repuestos en 3D

El pasado 06 de marzo, Ford anunció que comenzaron a realizar pruebas con fabricación aditiva -o en 3D- en partes de gran escala, con el principal objetivo de reducir los costos y componentes para una operación que, de la forma tradicional, resultaría ser extremadamente cara.

 La tecnología aplicada por el gigante de la industria automotriz, se llama Stratasys, y su impresora Infinite Build. La principal finalidad de aplicar este método de fabricación de repuestos, es encontrar la manera más eficiente de manufacturar partes grandes de autos en “volúmenes relativamente bajos” reduciendo notablemente los costos.

El negocio de fabricación de partes de vehículos es muy específico, requiere altas inversiones de tiempo en la elaboración y suelen ser caros por ser fabricados con materiales pesados y de limitada adquisición.

En Ford, aseguran que con la tecnología “Infinite Build”, se podrán crear piezas más ligeras y personalizadas según el gusto de cada cliente. Ford sería el primer fabricante de autos en hacer estas pruebas, pero tienen claro y aseguran que esta tecnología y su uso potencial en producción de vehículos podría ser muy valiosa.

“Con la tecnología Infinite Build, podremos imprimir elementos grandes como herramientas y componentes, volviéndonos más ágiles en el diseño de nuestras iteraciones”, comentó Ellen Lee, technical leader de Ford. “Estamos entusiasmados de tener acceso temprano a la nueva tecnología de Stratasys para ayudarnos a encaminar el desarrollo de la impresión de gran escala a aplicaciones y requerimientos automotrices”.

Partes de auto en 3D y personalizados a medida

Los avances tecnológicos y principalmente la variación del deseo, son factores que motivan cada día a los consumidores a ser más individualistas y exigentes, volviéndose personas más exclusivas en sus requerimientos, lo que obliga a las compañías a adaptarse a sus necesidades.

Las nuevas tendencias de cambio, son las responsables de la variación que se ha generado pasando del antiguo paradigma empresarial, enfocado en la producción masiva, a  un nuevo sistema de producción que poco a poco se está inculcando en la mente de las compañías: la personalización masiva de productos.

Esta nueva metodología de producción, consiste en personalizar los productos a gran escala con un costo relativamente bajo, lo que permite desarrollar ventajas competitivas dentro del rubro.

Algunas empresas del rubro automotriz ya se han adelantado a este cambio en los procesos de producción, por lo que los empresarios deben entender cuáles son los factores que hay que tener en cuenta para comenzar una estrategia de este tipo.

Un caso práctico como ejemplo

Consideremos, por ejemplo, una máquina para optimizar el embalaje de 18 variaciones de repuestos. Con la personalización masiva, estos productos pueden ser creados en la línea de ensamblaje en cualquier momento.

Para hacer esto posible, la maquinaria está equipada con un diseño de módulos, para la elaboración y etiquetado de las diferentes partes de vehículos.

Un sistema de carros de multi-traslado, es utilizado para el transporte individual y flexible de varias formas diferentes de productos. Esto hace que el sistema se adapte a los productos, en vez de que los productos se adapten al sistema y la velocidad de cada carro puede ser controlada individualmente de acuerdo con el proceso de la fabricación.

La mayor ventaja del sistema de múltiples carros, es que los tiempos de espera y los cuellos de botella pueden ser eliminados entre los módulos de la máquina.

Para asegurar que los procesos resulten a la perfección, son simulados en un computador utilizando una replicadora digital, con lo que se puede probar la maquinaria virtualmente antes de que la operación sea efectivamente realizada.

Esto se traduce en una importante ventaja en el proceso, otorgando una mayor flexibilidad, reducción de tiempos de rotación y menos costo.

Esta maquinaria existe, y es producida por la empresa SIEMENS. Ya podemos ver que la producción del futuro es una realidad.

La alianza estrella entre SIEMENS y Local Motors

La empresa estadounidense Local Motors, pretende elaborar autos fabricados con impresoras en 3D el próximo año a precios que variarán entre los US$12.000 y US$60.000. Desde 2011 la empresa está asociada a Siemens, que les proporciona software.

Local Motors fabricó el primer auto con una impresora 3D el año 2014, pero la empresa estadounidense aspira a poner en las calles y carreteras de su país más de estos innovadores y sustentables vehículos y creados a medida, lo que podría dar paso a la nueva revolución de la impresion 3d en la industria automotriz.

“En el futuro los autos tendrán que tener un sello de sustentabilidad, el diseño digital en la producción será lo que se usará y nosotros apostamos por ese futuro con estos vehículos, no solo como una oportunidad para Estados Unidos, sino también para otras regiones, como Latinoamérica” señaló Justin Fishkin, director de estrategia de Local Motors.

La iniciativa de la empresa, fue apoyada y asociada por la compañía SIEMENS, que apuesta por Local Motors bajo la convicción de que, con un trabajo en equipo, estarán dando paso a una importante parte de la industria del futuro. Particularmente, la gigante tecnológica les proporciona diferentes softwares, entre ellos el Solid Edge, un mainstream computer assisted design con tecnología de sincronización.

Revisa en este video cómo fue fabricado este primer auto con una impresora 3D

 “Es una co creación. Gente alrededor del mundo, que no trabaja para nosotros, nos ayuda en el diseño y la ingeniería de nuestros vehículos y les pagamos un royalty si ocupamos sus ideas”, detalló Fishkin. “Además de eso, los clientes tendrán un rol más activo en la elección del auto que quieren: tendrán la opción de elegir colores, modelos y tamaños antes incluso que se imprima el auto deseado.”.

No obstante, y pensando ambiciosamente, para que esta tecnología pueda transformar la industria automotriz a nivel mundial, debería ser capaz de producir los productos en masa y en los mismos volúmenes que en la actualidad. Aún se está deliberando sobre si esto sería realmente posible.

CONTACTA A UN EJECUTIVO