Evaluación de la cadena de suministro: ¿cómo llevarla a cabo?

En el 2018, Samsung auditó el 91% de sus proveedores totales con base en los criterios VPA (Validated Assessment Program) de la RBA (Responsible Business Alliance). Así, Samsung ejecuta anualmente una exhaustiva auditoría a sus proveedores como parte de su evaluación de la cadena de suministro. Esto con la finalidad de garantizar la calidad y competitividad de todos sus productos.

Dicha práctica de evaluación de la cadena de suministro debe ser replicada en todas las empresas con funciones logísticas, pues no solo es labor de las grandes corporaciones.

Evaluación de la cadena de suministro

¿Qué es la evaluación de la cadena de suministro?

La cadena de suministro consiste en un conjunto de operaciones empresariales que involucran actividades como la adquisición de materia prima, su transformación en un producto terminado y su distribución a los clientes finales. Esta se desarrolla a través de una red organizada de procesos, capaces de responder de manera controlada y eficiente ante las demandas del mercado.

Ebook gratuito:  Optimiza costos y mejora el servicio a cliente

La evaluación de la cadena de suministro son todos aquellos esfuerzos destinados a monitorizar, auditar y analizar las condiciones en las que se encuentran dichos procesos logísticos. De esta manera, es posible detectar problemas de producción, almacenamiento, distribución, ventas, entre otros, capaces de originar dificultades logísticas, sobrecostos e incluso pérdidas.

Los resultados de la evaluación de la cadena de suministro sirven como base para el desarrollo de estrategias capaces de optimizar y fortalecer el desempeño de cada una de las áreas o departamentos involucrados. Con ello se aporta soluciones integrales y se mejora la productividad de la organización. 

Factores clave que intervienen en la evaluación de la cadena de suministro

Para la evaluación de la cadena de suministro se han de tener en cuenta múltiples factores, los cuales pueden categorizarse en tres grandes áreas de gestión:

  • SRM
  • ISCM
  • CRM
  • SRM: Supplier Relationship Management 

En español, Administración de la Relación con los Proveedores, es la fase inicial de la cadena de suministro. En esta, la empresa se encarga de administrar las fuentes de abastecimiento, negociar y comprar el producto inicial o materia prima. 

  • ISCM: Internal Supply Chain Management

Se refiere a la Administración de la Cadena de Suministro Interna. Son todos aquellos procesos que se desarrollan dentro de la empresa. Estos son, por ejemplo: la fabricación, la planeación estratégica y el almacenamiento. 

  • CRM: Customer Relationship Management

La Administración de la Relación con los Clientes es la fase de contacto entre la empresa y el cliente. En este punto, se ejecutan estrategias de marketing, publicidad, ventas, atención al cliente, entre otras actividades relacionadas con la comunicación empresarial de cara al consumidor final.

El SRM, ISCM y CRM son procesos que trabajan de forma conjunta, implementando la tecnología y el capital humano necesario. Con estos recursos es posible el manejo de información compartida, la logística y la distribución del producto desde su fase inicial hasta su entrega en la última milla. 

En este contexto, en la evaluación de la cadena de suministro se utilizan indicadores o KPI para conocer el desempeño logístico de cada una de estas áreas.

Indicadores para la evaluación de la cadena de suministro

Actualmente, las empresas buscan la mejor manera de generar valor para el mercado con el mayor margen de rentabilidad. Ante esta necesidad, la medición de los indicadores clave de desempeño o KPI son la solución. Con estos, es posible medir el rendimiento de las actividades realizadas en la cadena de suministro. 

La principal condición de todo KPI es que debe cumplir con el criterio SMART:

  • S – Specific (Específico)
  • M – Measurable (Medible)
  • A – Agreed upon (Alcanzable) 
  • R – Realistic (Realista)
  • T – Time-related (medible en el tiempo) 

A continuación, se señalan algunos de los indicadores logísticos que pueden ser utilizados para la evaluación de  la cadena de suministro:

  • KPI de SRM en la evaluación de la cadena de suministro

Los KPI de SRM sirven para medir la gestión de compras y proveedores. Entre estos se encuentran los siguientes: 

  • Ahorro total de costes: mide los ahorros conseguidos por la empresa con respecto al presupuesto de la organización. De este cálculo es factible llevar un registro anual.
  • Calidad de las entregas: mide las veces que el proveedor hace las entregas de forma correcta. En este caso, si por ejemplo, hay una sola pieza en mal estado, debe considerarse todo el pedido como erróneo.
  • KPI de ISCM en la evaluación de la cadena de suministro

En la evaluación de la cadena de suministro, estos KPI muestran el desempeño de los procesos internos de la empresa. Algunos de estos son los siguientes:

  • Productividad: es la relación que hay entre el trabajo generado y los recursos utilizados para realizarlo.
  • Utilización de espacio del almacén: sirve para saber cómo se está utilizando el espacio en el almacén. Si hay estanterías vacías, o por el contrario, si es necesario un almacén más amplio.
  • Demanda de inventario: permite predecir el nivel de demanda de un producto por parte de los clientes, con la finalidad de planificar el inventario necesario a corto o mediano plazo.
  • KPI de CRM en la evaluación de la cadena de suministro

Estos abordan todos los procesos relacionados con el servicio al cliente, incluyendo la entrega en la última milla. Entre los KPI de CRM para la evaluación de la cadena de suministro se encuentran los siguientes:

  • Tasa de retención del cliente: mide la habilidad que tiene la empresa para mantener a un cliente. Por lo general, se toma en cuenta el tiempo que la persona se mantiene como cliente activo de la empresa.
  • Tiempo de respuesta inicial: mide la velocidad con la que la empresa responde a las peticiones de sus clientes. Mientras más corto sea el tiempo de espera, mejor es la experiencia de compra y la conversación con la marca.

En todas las organizaciones es necesario fijar objetivos claros para poder determinar qué KPI son los indicados para la evaluación de la cadena de suministro. Tal es el caso de Zara, que ha logrado el éxito en su cadena de suministro gracias a tres objetivos claves: minimizar el reabastecimiento, sistema de aprovisionamiento en proximidad y reducción de costos de producción. 

Así, el monitoreo de los procesos mediante KPI se ha convertido en una herramienta poderosa para el desarrollo de estrategias innovadoras, capaces de aportar grandes ventajas competitivas a las empresas. Mismas que han migrado al uso de nuevas tecnologías para la gestión y seguimiento de todos estos indicadores. Tal como los sistemas de seguimiento de transporte logístico que tienen incorporados módulos de análisis de business intelligence.

New call-to-action