Rutas de distribución logística: ¿cómo y por qué planificarlas?

Según el reporte The Future of Retail 2019 de Walker Sands, la motivación de compra online en los usuarios aumenta un 39% si hay posibilidades de entrega para el mismo día y un 35% si las hay para el día siguiente. Ante este tipo de hábitos cada vez más exigentes, las empresas deben aumentar sus esfuerzos en la planificación logística de sus rutas de distribución. Así, cumplir con los tiempos deseados en el transporte de los productos juega un papel determinante, más aún cuando se trata de la última milla en la cadena de suministros.

Rutas de distribución

¿Por qué se deben planificar las rutas de distribución logística?

Retrasos por averías, condiciones climáticas adversas o carreteras en malas condiciones son eventualidades que dificultan los procesos de entrega. En consecuencia, los fallos en el transporte logístico generan problemas que inciden directa y negativamente en la experiencia del cliente final. Por lo tanto, se hace necesaria una planificación previa de las rutas de distribución para evitar este tipo de contratiempos.

Ebook gratuito:  Optimiza costos y mejora el servicio a cliente

En gestionar el despliegue de la flota de transporte mediante las rutas de distribución más óptimas genera múltiples beneficios, entre los que destacan los siguientes:

  • Ahorro de tiempo: reducir los plazos de entrega permite atender a más clientes en el transcurso del día.
  • Mejor gestión de transporte: recorrer menos kilómetros, consumir menos combustible y utilizar solo los vehículos necesarios ayuda a optimizar los recursos.
  • Medidas preventivas y reactivas: para contar con rutas alternas en casos de emergencia, pedidos de última hora y otros posibles contratiempos que necesiten ser atendidos con mayor celeridad.
  • Satisfacción de los clientes: brindar un excelente servicio de entrega afianza la relación empresa/cliente, generando relaciones fuertes y duraderas.

Para realizar esta labor, es necesario disponer de herramientas tecnológicas que faciliten el registro de los procesos. Según datos suministrados por TCOS, la implementación de tecnologías de planificación de rutas puede generar una reducción de costes del 30% al 50%, lo que confirma el amplio margen de rentabilidad que hay en el uso de estos sistemas.

Factores a tener en cuenta para planificar las rutas de distribución

Para planificar las rutas de distribución, las empresas deben considerar distintos elementos que repercuten directamente en la optimización de su logística de transporte. Entre los principales destacan:  

  • Autopistas y carreteras: tipologías, topografías, niveles de tráfico y zonas de tránsito, distancias, limitaciones de acceso.
  • Vehículos: cantidad total y disponibilidad de unidades de transporte, así como las dimensiones físicas y capacidades de cada unidad. 
  • Permisos legales: dependiendo del tipo de mercancía y ruta a implementar, pueden existir restricciones o condiciones especiales.
  • Plazos de entrega: para pedidos habituales, envíos de última hora o con carácter de urgencia.
  • Mercancía: según los productos a entregar, considerar características como la cantidad, el peso, el volumen y la fragilidad.

¿Cómo planificar las rutas de distribución para entregas de última milla?

La planificación de las rutas de distribución sugiere un diagnóstico previo de elementos como:

  • El inventario de los recursos actuales
  • El estado del sistema de distribución
  • Las rutas existentes
  • Los tiempos de recorrido
  • Los costos que implica
  • La experiencia del cliente

Con esto, se identifican las carencias y fortalezas de las rutas actuales, lo que sirve como base para diseñar una nueva red logística de entrega.

Una vez realizado el diagnóstico, se procede con la identificación de nuevas oportunidades y herramientas estratégicas para la mejora de los procesos de última milla. Para ello, se consideran los siguientes puntos:

  • Localización del cliente: una buena base de datos de la ubicación de los clientes permitirá conocer cuáles son los destinos más frecuentes para desarrollar rutas estratégicas. 
  • Selección de rutas principales y alternas: identificar todo lo que estas vías terrestres implican, desde el tiempo necesario para cubrir la ruta hasta el combustible requerido y los niveles de tráfico normalmente existentes.
  • Selección del transporte: determinar cuáles son los vehículos adecuados con base en el producto transportado y la ruta a recorrer. 
  • Tecnología y comunicación: utilizar dispositivos y software para transporte que permitan mantener el seguimiento en tiempo real de las entregas de última milla. Estos sistemas deben aportar información oportuna tanto al gerente de operaciones como al transportista y al cliente final.
  • Evaluación de costos: velar por la rentabilidad de los procesos y el retorno de inversión de cada uno de los recursos adquiridos para su optimización.

Las rutas de distribución en la última milla se han convertido en un factor crucial para la experiencia del cliente, y la tecnología juega un papel fundamental en ello. El seguimiento en tiempo real y el análisis de los procesos mediante un software especializado es una de las piezas claves para cumplir con los objetivos trazados por las organizaciones. De hecho, según el reporte Acortando la última milla de DHL y Euromonitor, la implementación de este tipo de tecnologías es uno de los pilares más importantes para mejorar las entregas de última milla.

New call-to-action