Stock y logística: cómo se gestiona el flujo de mercancías

Logística y transporte

Lectura de 4min.

La relación entre stock y logística es muy íntima ya que, sin stock, las labores logísticas quedan completamente paralizadas y bloqueadas. Debido a esto, es indispensable gestionar correctamente el flujo de mercancías en cada una de sus fases, lo que permitirá garantizar que la cadena de suministro funciona correctamente. 

¿Qué es el stock en logística?

Se denomina stock o existencias al conjunto de materiales y productos que se almacenan. Estos productos son los que se deben suministrar a los compradores en tiempo y forma, que es la labor de la que se ocupa la logística.

Tipos de stock en logística

Otro elemento de vital importancia que relaciona stock y logística es el tipo de stock con los que se trabaja. Según el caso, este se puede categorizar en alguno de los siguientes tipos:

  • Stock en tránsito: Este tipo de stock es el que está circulando en alguna de las diferentes fases del proceso, ya sea del proceso productivo o de distribución. 
  • Stock de recuperación: Son productos que están usados pero que, por sus características, pueden ser reutilizados de nuevo (puede ser total o parcialmente). 
  • Stock muerto: Son productos que han quedado obsoletos. Son aquellos que ya no valen ni siquiera para ser reutilizados y que, por lo tanto, deben de ser desechados. 
  • Stock especulativo: Este tipo de stock es aquel que, si bien ahora no existe una demanda elevada, sí que se confía en que dicha demanda aumente en un período de tiempo relativamente corto. Es decir, es stock que se acumula para responder a la demanda futura que se prevé. 
Ventajas de aplicar KPIs en logísticas Optimizar los procesos logísticos con datos fiables Descargar Ebook

¿Qué importancia tiene el stock en logística? 

La relación que existe entre stock y logística es muy íntima. De hecho, la gestión correcta de los distintos tipos de stock y de sus cantidades es lo que garantiza que el proceso logístico funcione de forma correcta. Hay que tener en cuenta que el almacenamiento de stock es limitado y que, además, en muchos casos, se puede tratar de productos perecederos.

Por ello, para que la logística funcione, no basta con contar con grandes cantidades de stock almacenadas, sino que se debe saber cuál es la cantidad correcta acorde a la demanda existente. De esta forma, ni se desperdician productos ni se carece de ellos cuando aumenta la demanda.

¿Cómo se gestiona el stock en logística? 

Para gestionar el stock de un almacén es indispensable tener en cuenta diversos factores que condicionan el coste de mantener almacenados los productos. Estos factores determinan la cantidad y forma de stock que se almacena de cada producto, lo que se hace, siempre, buscando el equilibrio entre el coste de almacenaje y la necesidad de poder satisfacer la demanda existente y permita que la cadena de suministro siga funcionando.

Algunos de estos factores que condicionan el stock almacenado son los siguientes:

  • Diversidad y número de referencias: Cuanta mayor diversidad de productos existan mayor será también el número de referencias y, en consecuencia, la gestión que lleven asociados. Por ello, se debe buscar reducir la diversidad de productos cuando esta no sea necesaria. Sin embargo, es necesario contar con la diversidad necesaria para responder a las demandas del comprador. El correcto equilibrio entre ambos aspectos es lo que garantiza una gestión correcta del stock en almacén. 
  • Infraestructura y equipos: Otro factor que determina la gestión del stock son los medios disponibles para la gestión, como por ejemplo la infraestructura y los equipos disponibles. Es decir, el stock deberá adecuarse a elementos como el tamaño del almacén, la flota de vehículos disponibles, el personal logístico disponible, etc. 
  • Estandarización de cargas: Las cargas que se puedan estandarizar facilitan la gestión del stock. Contar con cargas que aglutinan varios productos diferentes pero que, como pedido, constituyen el mismo producto, facilita y agiliza la gestión de stock. 
  • Estacionalidad: Hay determinados productos que están asociados a épocas o períodos concretos del año. Prever la mayor o menor demanda según la estacionalidad de los productos permite hacer una gestión más eficiente del stock. 
  • Embalaje y manipulación: Otro factor determinante a la hora de gestionar correctamente el stock son las labores de packaging previas a los envíos de producto. Estas labores forman una parte esencial de la labor del almacén y tenerlas en cuenta determinará la velocidad y agilidad de respuesta ante la demanda de un producto. 

Stock y logística: optimización de los procesos logísticos

Para asegurar una buena gestión de stock y logística se cuenta, además, con determinadas herramientas que permiten la optimización de todos los procesos. En este sentido, la utilización de indicadores KPI que permitan monitorizar la eficiencia de los procesos ayuda a su análisis y posterior rediseño. Esto, unido al uso de herramientas como PlannerPro by Beetrack que permiten diseñar y planificar la ruta de reparto, consigue optimizar al máximo todos los procesos de gestión de stock y logística.

Click me


¡Entérate de todas nuestras novedades!

Beneficios de contar con un sistema de seguimiento de entregas

La clave que garantiza la plena satisfacción del cliente
DESCARGAR EBOOK BEE - Sistema de seguimiento (1)

Logística de rutas:

¿Qué son las rutas punto a punto y cómo planificar una ruta logística de última milla?
Descargar infografía Portada Infografía Logística de rutas
Lo más popular

plannerpro_by_beetrack

Optimiza al
máximo tus rutas

Conoce más de PlannerPro
solicitar demostración
lastmile_by_beetrack

Toma el control de tu
operación logística

Conoce más de LastMile