Plan logístico: qué es y para qué sirve

Uno de los elementos imprescindibles en cualquier empresa es el plan logístico, que será la estrategia que analizará y gestionará todas las actividades y procesos que permitirán llegar desde la materia prima hasta la entrega del producto o mercancías a los clientes.

¿Qué es un plan logístico?

Un plan logístico es la estrategia que sigue una empresa para analizar y gestionar las actividades logísticas que tienen lugar en su actividad empresarial. Está determinada por distinta fases, así como por elementos propios de cada tipo de empresa y tipo de producto pero, en general, todos los planes logísticos buscan responder de forma eficiente a las necesidades logísticas reduciendo los costes de tiempo y recursos empleados en su ejecución.

Ebook gratuito:  Optimiza costos y mejora el servicio a cliente

¿Qué importancia tiene?

plan logístico

La importancia del plan logístico es vital, ya que es la estrategia que va a determinar cómo se tienen que hacer las cosas en este aspecto concreto de la empresa. Contar con un plan logístico permite seguir un protocolo estandarizado en la ejecución de actividades logísticas, lo que evita la improvisación y, en consecuencia, el aumento, o incluso pérdida, de recursos empresariales en la ejecución de las operaciones logísticas.

Principales ventajas

  • Mejora la productividad: En primer lugar, cabe destacar que contar con un plan logístico va a repercutir positivamente en la empresa mejorando su capacidad de producción. Al contar con una estrategia concreta en logística, todas las actividades relacionadas se llevar a cabo de forma más eficiente, lo que repercute de forma directa en un aumento de la producción.
  • Reducir los inventarios: Otra de las ventajas que implica contar con un plan logístico es que permite reducir los inventarios. Esto se consigue al conocer mejor la demanda prevista de los productos fabricados. En consecuencia, la producción se puede adecuar a dicha demanda, lo que permite reducir el empleo de recursos necesarios en productos que pudieran no tener salida con perspectivas a futuro.
  • Desarrolla sistemas de información: Al contar con un plan logístico, también se produce una gran cantidad de información derivada del control y análisis de las operaciones logísticas. Esta información se puede aplicar para desarrollar una mejora continua en todos los procesos, lo que aumenta la eficiencia de la empresa.
  • Coordina todas las actividades logísticas: Además, contar con un plan logístico permite coordinar todas las actividades logísticas desde un único punto de vista y de control, lo que mejora su eficiencia y funcionamiento en conjunto.
  • Mejora la rentabilidad de la empresa: De esta forma, al contar con un plan logístico se mejora la rentabilidad de la empresa en su conjunto, puesto que la actividad logística de la compañía se ejecuta de la forma más eficiente posible y, en consecuencia, esto aumenta los beneficios generales de la actividad empresarial.

¿Cómo elaborar un plan logístico?

Para elaborar un plan logístico habrá que tener en cuenta las características concretas de cada empresa y producto. No obstante, en todos los casos, estos planes suelen ejecutarse en tres fases concretas bien definidas y diferenciadas:

  1. Aprovisionamiento: En esta primera fase del plan logístico, la compañía deberá gestionar todas las actividades relacionadas con el aprovisionamiento de las materias primas que necesite para la elaboración o fabricación de sus productos. Este aprovisionamiento deberá ser acorde a la demanda de sus productos, lo que evitará exceso de stock de materias primas.
  2. Producción: La fase de producción de un plan logístico implica todas las actividades relacionadas con la producción del producto, lo que incluye también operaciones logísticas internas menos visibles pero igualmente importantes para garantizar la cadena de suministro durante todo el proceso.
  3. Distribución: La última fase del plan logístico es la referida a la distribución, y engloba todas las actividades relacionadas con la distribución física del producto final, tanto si este va a ser enviado directamente al cliente final como a comercios retail que se ocupen de su venta.
    New call-to-action